jueves, 23 de abril de 2009

Catalina's prison

Bonito dibujo el que se nos ha enviado. Misteriosamente apareció en mi buzón y ahora lo tengo sobre mi mesa de trabajo. A veces, los dibujos hechos a lápiz, dejando fluir la inconsciencia, reflejan otros mundos interiores. ¿Qué cárcel es esta que han titulado "Catalina's prison"? ¿Quién será Catalina? ¿Cuál será su prisión?

viernes, 3 de abril de 2009

Ágape se paga

La anómala novela de William Gaddis que acabo de leer se inserta en ese territorio en el que la breve obra narrativa por momentos se hermana con el poema, por momentos con el ensayo. Pero un ensayo que pareciera ser redactado en estado febril, casi terminal. De hecho, el protagonista, postrado ya muy enfermo en su cama, parece querer dejarnos su legado último en un largo hálito vengativo, como en la intensión de desquitarse de todo aquello que deja a medias, de todo aquello que le ha obligado a la imperfección de su obra. Algunas páginas nos llevan de la mano como si estuviésemos leyendo a Beckett, en ese monólogo a veces casi incomprensible, pero que —como todo poema— no requiere de una comprensión absoluta. He disfrutado navegando por este breve tratado antitecnocrático y anti-neo-económico-liberalista del que copio aquí este fragmento en el que Gaddis se esforzó en plasmar mis propios pensamientos sobre la frustante y aniquiladora sociedad actual:
« Hay que reducirte a este rebaño anónimo, humillarte y eliminarte como artista, como Melville, que no le quedaban ni diez centavos y que te harán gastar antes que vayas a trabajar en la aduana para sobrevivir como ciudadano has de terminar convertido en una no persona, si eres dueño de treinta centímetros cuadrados de propiedad pública quiere decir que sigues siendo autosuficiente porque tu propiedad es quien eres en eso consiste Estados Unidos en eso consiste Occidente en eso ha consistido todo siempre y es lo que trato de explicar. En realidad no se puede explicar nada a nadie, no,(...) »
William Gaddis, Ágape se paga, Traducción de Miguel Martínez-Lage, Sexto Piso, 2008.