miércoles, 10 de junio de 2009

Alejandro Rossi: la última herida

“La lucidez es la herida más cercana al sol”— escribió René Char en sus perennes Feuillets d’Hypnos (1946). Ahora, que leo que Alejandro Rossi ha muerto, esa anotación del poeta francés se me convierte en tangible realidad. De Rossi sólo he leído su Manual del distraído, pero la lectura que hice en su momento de ese libro fue tan intensa y tan cercana que sólo me queda aquí rendir tributo a este hombre al que tan poca atención se ha prestado en estos páramos. ¡Que llegue, pues, mi agradecimiento hasta su eden solar!