jueves, 5 de noviembre de 2009

Adam Zagajewski y las palabras elementales

Acabo de recordar un aforismo de Adam Zagajewski que leí hace ya algunos años en su libro En la belleza ajena - texto que recomiendo a todo aquel que, como yo, guste de las obras que se construyen a base de retazos de pensamientos, de hojas que se conforman con lo elemental y que a la par aspiran a expresar lo inefable, como el Libro del desasosiego de Pessoa. Escribía Zagajewski: "Pan, casa, sal, Dios: familia de palabras elementales, de una o dos sílabas". Añadamos otras: sol, mar, planta, rama, flor. El pájaro se posa en una, pero su pronunciación esdrújula la redime, le recuerda que sus alas también bajan a la tierra, que no se fíe de su altisonancia, porque tarde o temprano regresará a lo elemental, al lodo, al polvo, a la tierra, o, a lo sumo, a una simple rama.