martes, 5 de octubre de 2010

Eros y cálculo

Fotografía de Miroslav Tichý (Moravia, 1926)
Los dos ardieron en las llamas invisibles de la cordura. Nunca quisieron dejarse arrastrar por las insondables invocaciones de los dioses del caos. De su orden, de su milimétrico cálculo ante cualquier imprevisto, nació la límpida nada a la que quedaron reducidos sus deseos.