martes, 12 de octubre de 2010

La floración de la vara

H.D. (Hilda Doolittle)
Sabemos que la escritura de H.D. (las iniciales con las que su maestro iniciático y amante Ezra Pound la dio a conocer entre los imaginistas) es una aventura y un delirio creador en busca del conocimiento, en busca de una verdad, al menos íntima, que sólo podía ser descubierta siguiendo la estela y las huellas de un pasado remoto (Grecia, La Biblia, Egipto...) que aún tiene algún brote, alguna ramificación regeneradora entre algunos escritores actuales que seguimos sintiendo próximos y necesarios. De ahí que la lectura de esta Trilogía de H. D. (1886, Bethlehem, Pensilvania - Zurich, 1961) nos devuelva la confianza en el poder sanador de la palabra, en el encantamiento de la labor silenciosa de los poetas y artistas de todos los tiempos, en la necesidad de que los amigos que están dedicando dolorosos años de silencio a la indagación en esa "vibración innominada" que es la poesía y el arte, continúen haciéndolo. La floración de la vara (The Flowering or the Rod) es el título de la tercera sección, del tercer gran Canto de este hermosísimo tríptico a un tiempo sanador y doloroso. Copio aquí su fragmento número 27: Y Gaspar (pues sin duda era mercader) al principio no la reconoció; era frágil, delgada, no llevaba pulseras ni ningún otro adorno, y con el chal envolviendo su cabeza y sus hombros no se hacía notar, no parecía una sirvienta llevando un recado, sino alguien de confianza, de parte de una gran dama; la discreción en persona con su túnica oscura y su tocado; Gaspar no la reconoció hasta que el chal se le cayó al suelo, y reconoció entonces no sólo a María tal como decían las estrellas (Venus en ascendente o Venus en conjunción con Júpiter o comoquiera que él llamase a estos fuegos errantes), sino que, cuando vio la luz de su cabello igual que luna llena sobre un río perdido, Gaspar recordó.
H.D. Trilogía,
Traducción y prólogo de Natalia Carbajosa, Lumen, 2008.
[+] Álbum de fotos de H.D. de la Beinecke Library