lunes, 17 de octubre de 2011

Botones blandos

DESPEDIDA
En el centro de un punto diminuto y casi desnudo hay algo agradable que decir hacia lo cual te guía la muñeca. La muñeca te guía. ENAGUAS
Un blanco claro, un pudor, una manchita de tinta, un hechizo rosado. DIBUJO
Lo que esto significa es entera y verdaderamente la cuestión, o por mejor decirlo es mejor mostrarlo hacia los repentinos lugares, mejor elevar la longitud y nada más ancho, cualquier cosa entre mitades. AGUA QUE LLUEVE
Agua asombrosa y difícil que hace en conjunto el latido y el prado.
Gertrude Stein, Botones blandos, Edición de Esteban Pujals Gesalí, Abada Editores, Madrid, 2011
[…Cabe hablar de la producción de Stein en estos años, y de Botones blandos muy especialmente, como de una práctica «cubista» en la que la exploración de los recursos expresivos del medio verbal se lleva a cabo en gran medida y de manera insólita a costa de una referencialidad que nunca había sido interrogada anteriormente desde la escritura.]
[…la lengua puede mirarse hacia sí misma mirando hacia otra cosa, se sondea y se lame…]
[…el texto no aspira a describir cosa alguna, sino que se enrosca sobre sí mismo…]
(de la introducción de Esteban Pujals Gesalí)

Etiquetas: