martes, 6 de diciembre de 2011

Lichtenberg revisitado

La gran regla: si lo poquito que dices no tiene en sí nada extraño, dilo al menos un poquito extrañamente.



Al coger en este instante la pluma me siento tan pleno, tan a la altura de mi tema, y veo ante mí tan claramente mi libro en estado embrionario que casi querría intentar formularlo en una sola palabra.



Propuesta de quemar libros en un invierno frío.

Y ni siquiera puede distinguir entre lectura pasiva y activa.

Nada contribuye tanto a la tranquilidad del alma como no tener ninguna opinión.

El animal que se ahoga en una lágrima.

Se habría podido hacer algo con sus ideas, si algún ángel se las hubiera escogido.

Gregorio Leti, que escribió muchos libros, fue llamado Leti Cacalibri.

Es muy bueno ir anotando en cuadernos especiales todo lo que uno piensa, calcula, etc. Observar los adelantos propios sustenta el esfuerzo y proporciona una razón suplementaria para estar alerta.

Quien tenga dos pares de pantalones, que venda uno y se compre este libro.


[Georg Christoph Lichtenberg, Aforismos, Edición de Juan José del Solar, Edhasa, Barcelona, 1990]

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Jordi Doce said...

Grande Lichtenberg! Gracias por compartirlo, y un fuerte abrazo, Régulo amigo, J12

07 diciembre, 2011 08:12  
Blogger Régulo Hernández said...

Gracias a ti, Jordi, por compartir tantas maravillas en tu blog.
Otro abrazo para ti.
R.

07 diciembre, 2011 11:28  

Publicar un comentario

<< Home